domingo, 28 de abril de 2013

Crónica: Juego de Tronos 3x04 - And Now His Watch Is Ended

OH, MY FEELINGS. Escribo esto tres minutos después de haber terminado el episodio y estoy absolutamente alucinado. Ya no solo por el final —oh, qué pedazo final...— sino por el episodio entero. Me ha maravillado. Esta vez han contado mucho y absolutamente todo muy interesante. Cada escena  en el capítulo habla por sí sola y todas tienen razón de ser... No sé si será la emoción del momento, pero ahora mismo lo considero el mejor de lo que llevamos de temporada. Montones de secuencias  a destacar (me han encantado Craster y la Guardia, Varys hablando con Olenna Redwyne, Margaery y Joffrey en el Septo de Baelor, Jaime y Brienne siguen esplendidos...), muchas citas destacados y, sobre todo, ese punto culmen: el final. Porque si hay algo que jamás olvidaremos de And Now His Watch Is Ended va a ser la escena en Astapor. Emilia Clarke se come la pantalla. Y el despliegue visual... Ya había leído la escena en los libros y la verdad es que la esperaba bastante parecida, pero verla con mis propios ojos ha sido demasiado. Qué genialidad. Por un momento me ha llegado a parecer como un final de temporada. Estoy muy contento con este episodio y espero que se pueda mantener este nivel durante lo que queda de temporada. Y ahora, toca analizarlo paso a paso:


AND NOW HIS WATCH IS ENDED
(Y AHORA SU GUARDIA HA TERMINADO)

MÁS ALLÁ DEL MURO
Las tensiones de la Guardia con respecto a Craster empiezan a aumentar: nadie confía en él y piensan que es posible que les entregue a los Caminantes Blancos si estos llegan a venir. Grenn y Edd el penas se quejan de que la Guardia no es como les habían contado. Desde esta escena ya se puede ir oliendo que va a haber un cambio en las tornas del juego, que algo va a pasar con Craster.
Sam visita a Elí —en la anterior crónica se me pasó contar que era ella la mujer que estaba pariendo—, que acaba de tener a su hijo. Está asustada porque sabe que cuando Craster se entere de que es un niño se lo llevará a los Caminantes y no volverá a verlo nunca. Luego, le devuelve a Sam el dedal que le dio al pasar por allí la otra vez, que pertenecía a su madre, y le dice que ahora lo único que le preocupa es salvar la vida de su niño.
Algunos de los hombres que fueron heridos en la batalla del Puño de los Primeros Hombres han muerto y los hermanos están organizando una pira funeraria para despedirlos. Entre ellos está Bannen, del que el comandante Mormont dice algunas palabras. Después, termina el discurso diciendo las palabras tradicionales: "And now his watch is ended".
Craster sigue tratando de forma no muy respetable y sugiere que deberían matar a todos sus hombres heridos, debido a las pocas posibilidades de que se recuperen. Se acerca escena impactante... El ambiente se empieza a caldear: se acusa a Craster de tener una despensa escondida con comida. Él no lo niega. Se suceden más acusaciones. Y es entonces cuando (después de que se lo hayan dicho) Craster dice que le cortará la cabeza al próximo que le diga "bastardo". Después de un momento de silencio, Karl, un hombre de la Guardia, se lo llama. Todo sucede muy rápido: de repente, Craster tiene un cuchillo atravesado en su garganta y muere ahogado en su propia sangre. Mormont se encara a Karl, dice que los dioses les maldecirán por lo que acaba de hacer. Es en ese instante cuando Rast apuñala al Viejo Oso por la espalda y este cae muerto. Los hermanos se empiezan a enfrentar entre ellos. Algnos siguen fieles al comandante pero otros —ya sabemos que muchos de los hermanos eran criminales, asesinos y violadores— no.
Sam consigue escapar con Elí, que conoce bien los bosques de alrededor. Si cuando leí el libro ya me quedé con la mandíbula desencajada en estas escenas, esto ha sido igual de sorprendente. Es increíble como Martin puede cambiar toda la trama y darle un giro de 360 grados en un momento.


El comandante Mormont es aesinado, después de encararse con el hombre que ha matado a Craster.

DE CAMINO AL MURO
Escena corta en la que Bran comparte un sueño verde con Jojen Reed. Están en el bosque y el Stark persigue al cuervo de tres ojos de siempre. Jojen le dice que escale al árbol para alcanzarlo y, cuando el niño lo hace, le sorprende Catelyn que, gritándole, le hace caer del árbol.

UBICACIÓN DESCONOCIDA
No lo neguemos, saliendo los paisajes que han salido en el capítulo casi podemos asegurar que Theon está en el norte, así que le situaré allí geográficamente. Theon y el chico que le rescató avanzan por el bosque (un bosque muy norteño), supuestamente hacia Bosquespeso, fortaleza que conquistó la hermana de Theon, Yara Greyjoy, en el norte. Cuando llegan a una fortaleza, deciden ir por los desagües por si acaso algunos guardias de su hermano están en su contra, o eso es lo que dice el otro chico. Theon entonces empieza a hablar de él, de cómo hizo la elección errónea al traicionar al que consideraba su padre, Eddard Stark, y de cómo se arrepiente de haber matado a los dos hijos del granjero para hacerlos pasar por Bran y Rickon. El otro chico se sorprende y el Greyjoy le explica cómo falseó la muerte de los pequeños Stark. 
El chico conduce a Theon a una habitación del castillo, donde este empieza a llamar a su hermana, Yara. El chico enciende una llama y es entonces cuando Theon ve dónde está: ha vuelto a la cámara de torturas de donde escapó, la que tenía en el centro un poste con forma de X. Vienen más guardias y le vuelven a atar. El chico es en realidad uno de los principales torturadores y su entera huida no ha sido más que un truco. Están adelantando esta trama de libros anteriores y yo todavía no he leído los siguientes, así que no puedo decir mucho. Solamente que he leído de quién hace el actor que se supone que es un simple chico (no quiero haceros spoilers) y que me imaginaba lo que iba a pasar.


Un vistazo rápido a la fortaleza donde mantienen encerrado a Theon.

LAS TIERRAS DE LOS RÍOS
La mano derecha de Jaime descansa ahora en un saco atado a su propio cuello. El Lannister y Brienne van los dos en sendos caballos, atados. Jaime ni siquiera se tiene en pie, su estado es penoso, pero los hombres de Locke no tienen ninguna piedad con él. Casi se está muriendo de sed cuando el propio Locke le tiende un cantimplora que empieza a beber con avidez. Luego, el hombre señala que no es agua, sino pis de caballo y Jaime escupe todo lo que puede. La angustia de Jaime fluye hacia los espectadores. Cuando se cae en un montón de estiércol de caballo, intenta, de forma desesperada, iniciar una lucha de espadas con Locke y sus hombres. Es entonces cuando, de forma inesperada y angustiosa, se da cuenta de que su mano izquierda no le es tan útil como la derecha y, pronto, le quitan la espada. Locke le advierte de que como vuelva a intentar algo del estilo, le cortará la mano. Son cosas duras las que se muestran en estas secuencias con Jaime. Me encanta como, después de todo lo que hemos visto hacer al matarreyes, llegamos a tener compasión de él. Creo que, aparte a la gran historia creada por Martin, se lo debemos a los actores, a Nikolaj Coster-Waldau en este caso, que nos ofrece una soberbia actuación.
Más tarde, por la noche, Jaime y Brienne están resguardados en la hoguera de un campamento. El Lannister no puede más y dice que se quiere morir, por lo que se niega a comer. Brienne le dice que oyó cómo le decía a Locke que Tarth era la Isla Zafiro por sus piedras preciosas (para que no la violaran), pero que, en realidad, se llama así por el color de sus aguas y que su familia no es especialmente rica. Al final Jaime come algo. 


Jaime intenta pelear contra sus captores con la mano izquierda.
Arya y Gendry están encapuchados cuando la Hermandad Sin Estandartes les conduce a una cueva que hace las veces de refugio secreto. Para hablar con el, también capturado, Perro de Joffrey aparece Beric Dondarrion, que cuenta la historia de cómo pasó de servir a los Stark a luchar por el bien común. Eso sí, Dondarrion y su hermandad todavía luchan para traer a Gregor Clegane a la justicia —cosa que Eddard les ordenó que hicieran en el episodio sexto de la primera temporada— y para restaurar la paz en las Tierras de los Ríos.
Juzgando a Gregor por sus crímenes, la Hermandad empieza a señalar varias crueldades cometidas por la casa Clegane. El Perro se defiende: dice que todo eso lo ha hecho su hermano y que no pueden juzgarlo solamente por estar emparentado con él. Arya señala entonces que fue él quien mató a Mycah, el hijo del carnicero —primera temporada, episodio dos— y Gregor no lo niega. La Hermandad decide hacer algo justo: le pondrán a prueba en un juicio por combate. Estas escenas son más o menos, como las imaginaba al leer la novela. Eso sí, han dejado lo más interesante para el siguiente capítulo. Toca esperar. 

DESEMBARCO DEL REY
Tyrion visita las habitaciones de Varys para que este le ayude a confirmar quién envió a Ser Mandon Moore a que lo matase durante la batalla del Aguasnegras —recordemos que Tyrion tiene casi claro que fue su propia hermana—. Varys cambia el tema de la conversación y empieza a contarle al enano cómo fue castrado —no voy a contarlo aquí, solo sabed que la historia incluía a un brujo que fue el que lo hizo a sangre fría—. Bien, pues debido a esto, a Varys no le gusta la magia, poderes y cosas por el estilo, por eso se opone a Stannis y su sacerdotisa Melisandre. Luego, Varys abre una gran caja de madera que descansa a sus pies. Vemos que, dentro de ella, está metido el brujo del que hablaba su historia, por lo que al final le ha conseguido atrapar. Varys cierra la caja con él todavía dentro. Esta historia la contaban en el libro Choque de Reyes si no recuerdo mal, pero no me suena que Varys atrapara al brujo.
Varys visita a Ros, que ahora trabaja secretamente para él. La prostituta le relata las hazañas de Podrick en el burdel del episodio anterior. Varys se sorprende. Luego, Ros le enseña la lista del barco que Meñique llevará cuando se vaya al Valle con Lysa Arryn y señala que ha pedido dos camas, lo que significa que tiene planes de llevarse a Sansa Stark consigo.
Joffrey y Margaery pasean por el Gran Septo de Baelor, donde su boda será celebrada próximamente. El rey le cuenta a su prometida historias sobre el Septo mientras ella finge su interés (cosa que hace muy, muy bien). Mientras tanto, Olenna y Cersei, también en el Septo, tienen una conversación en la que hablan de Robert Baratheon, Mace Tyrell y el propio Joffrey. Olenna no tiene reparos en señalar que su hijo no es en verdad un verdadero guerrero y que lo único que hacía durante el asedio a Bastión de Tormentas era estar en su tienda y dar ordenes. En ese momento Margaery aprovecha la distracción de Cersei y se lleva a Joffrey a saludar a la gente de fuera del Septo. La multitud, encantada por los actos de caridad de Margaery, les devuelve el saludo a los dos con devoción. La cara que pone Cersei indica que se da cuenta de lo manipulable que es su hijo. Aparte de lo impresionante de la apariencia visual del Septo, quiero recalcar a Margaery, que ya lleva unos capítulos que me encanta. Felicidades a la actriz, es la perfecta para el personaje.


Joffrey y Margaery salen del Septo de Baelor para recibir la aclamación de la gente.
Cersei habla más tarde con su padre.Quiere asegurarse de que está haciendo todo lo que está en su mano para encontrar a Jaime. Tywin señala que si empezó una guerra porque capturaron a su hijo enano, por su primogénito hará más que eso. Cersei también señala que, como Jaime no puede heredar y a Tyrion no le piensa dar nada, quizá ella podría ser la heredera de Roca Casterly y del patrimonio de la casa Lannister.  Pero Tywin señala que la ha excluido de sus planes, no porque sea una mujer, sino porque no es tan lista como ella cree que es —ZAS, en toda la boca—. Cersei es reprendida, una vez más, por no haber sido capaz de controlar a Joffrey y Tywin se alegra de que por lo menos los Tyrell pueden dominarlo un poco. Cuando Cersei le dice que intente detener a Joffrey de hacer lo que quiere, Tywin responde: "I will".
La escena de Olenna con dos primas de su nieta, quejándose del emblema de su propia casa, es buenísima, como sus diálogos. Para verla más de una vez.
Luego, llega Varys y se lleva a la anciana a dar un paseo. Mientras andan, hablan sobre Robb Stark, sus batallas y, sobre todo, de Sansa Stark y Petyr Baelish. Varys le explica la situación, Olenna lo entiende y dice que hay una solución bastante obvia. Me apetece mucho saber qué podrían tramar estos dos en los siguientes capítulos, ya que en el libro esto nunca aparece y son dos personajes buenísimos.


Olenna y Varys pasean por los jardines de la Fortaleza Roja.
Casi se me olvida: hay otra pequeña escena, en la que Sansa y Margaery pasean (cuando la Tyrell la encuentra rezando) y en la que la Stark adquiere algo de esperanza, al decirle su amiga que la invita a Altojardín algún día, que se podría casar con su hermano Loras y así ser como de la familia. La cara de Sansa se ilumina al instante.

ASTAPOR
Y ya hemos llegado. El final del episodio, la mejor parte sin duda. Daenerys va a entregar a Drogon a Kraznys Mo Nakloz y este, a cambio, le da el cetro con el que podrá controlar a los más de 8000 inmaculados. Dany les da ordenes a los esclavos en perfecto Alto Valyrio (idioma en el que Kraznys la insultaba constantemente, al creerse que la Targaryen no podía entenderlo), que están todos reunidos en la plaza donde está haciendo la transacción. Kraznys no la oye. Pero es entonces cuando ella señala que los dragones no son esclavos, en Alto Valyrio también y el esclavista se queda alucinado y empieza a entender el destino que le va a tocar vivir. Qué escenas. Qué perfección. Qué todo.
Dracarys. Basta eso para que Kraznys quede reducido a cenizas por el fuego de un dragón. Nos damos cuenta de la estrategia que ha seguido Dany: ahora que los Inmaculados eran suyos y la obedecían a ella, ha aprovechado para matar al esclavista y así no perder un dragón. Ya había leído las escenas en el libro y, aunque no me imaginaba para nada lo que iba a suceder, tenía claro que Daenerys no entregaría así como así a uno de sus bebés.
Tras esto, Dany manda a sus Inmaculados que acaben con todos los amos y todo hombre que tenga un látigo en su mano en la ciudad, pero que no hagan daño a los demás. Estos obedecen y empieza a una batalla ya ganada. 
Luego Dany libera a todos los esclavos, pero estos prefieren quedarse con ella. Tras un bonito discurso, empiezan a ovacionarla golpeando el suelo con sus lanzas. Los pelos de punta con esta escena. Muero cada vez que lo recuerdo.
Ya por último, la Targaryen sale de la ciudad, con un ejército a las espaldas y sus tres dragones volando sobre sus cabezas, los espectadores la adoramos y esperamos que llegue a los Siete Reinos y se haga con el trono

Mi cara (y supongo que las vuestras) en esta escena era un verdadero poema.

Dos geniales citas de este capítulo, la primera por Theon Greyjoy y la segunda por Brienne de Tarth:

My real father lost his head at King’s Landing. I made a choice… and I chose wrong. And now I’ve burned everything down. (Mi verdadero padre perdió su cabeza en Desembarco del Rey. Hice una elección y elegí mal. Y ahora lo he reducido todo a cenizas)

You have a taste, one taste of the real world where people have important things taken from them, and you whine and cry and quit. You sound like a bloody woman. (Habéis probado un bocado, un bocado del mundo real, en el cual a las personas se les arreabatan cosas importantes,y gimoteáis, lloráis y os rendís. Sonáis como una jodida mujer.)



And now la entrada is ended. Sí, es un chiste muy malo, pero había que poner algo. Espero que os haya gustado y nos vemos la próxima semana con el episodio Kissed By Fire.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Te ha gustado la entrada? ¿Tienes algo que decir? ¿Alguna duda o pregunta? Escribid con pluma y papel vuestros comentarios, estaremos encantados de leerlos todos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...